HAZ TU RESERVA

Trabaja con Nosotros

7 razones para visitar Cusco

Cusco es mucho más que Machu Picchu. En este post compartimos nuestras siete razones para visitarlo.

1. La tradición sigue viva
Antiguos barrios cercanos a la plaza principal de Cusco, como Santa Ana, San Blas, San Cristóbal y San Pedro, así como las zonas rurales, todavía mantienen tradiciones de la época de los incas y la colonia española, especialmente las relacionadas con la fe católica y la Madre Tierra o Pachamama.

La técnica culinaria de la huatia, la popular feria artesanal de Santurantikuy, festivales incaicos como el Inti Raymi, así como las procesiones religiosas del Corpus Christi, Pascua y el Señor del Terremoto son solo algunas de estas ricas tradiciones.

2. Sabor irresistible
Hoy en día, Cusco es una ciudad donde se puede degustar, no solo los platos locales, sino también comida de casi todo el Perú. De hecho, el ceviche y el juane (uno de los platos más típicos de la selva) están disponibles en pequeños restaurantes a pocos minutos en taxi de la plaza principal. Cusco es la segunda ciudad en importancia, después de Lima, con respecto a la alimentación peruana y andina.

Algunas fiestas tienen sus propios platos. Así, encontramos el puchero en carnaval, el chiriuchu en Corpus Christi, los famosos 12 platos en Semana Santa, y el lechón en el Día de los Muertos.

3. Tambo del Inka, uno de los mejores hoteles de lujo del mundo
El portal TripAdvisor incluyó al Tambo del Inka, a Luxury Collection Resort & Spa, ubicado en Urubamba (Perú), entre los 25 mejores hoteles de lujo del mundo. El hotel de la cadena Libertador, se ubicó en el puesto 17 del Travellers’ Choice Hoteles 2016 del portal. Es el único hotel peruano en la lista donde aparecen hoteles de Marruecos, India, República Checa, Australia, España, entre otros. Leer Reportaje.

4. Cusco es una fiesta
A quién no le gusta divertirse y, admitámoslo, los peruanos somos expertos en la búsqueda de razones para celebrar. En Cusco no solo hablamos de los festejos durante la noche que, de hecho, son emocionantes, sino también durante el día. Por encima de todo, nos encanta bailar y el mejor lugar para hacerlo es en las calles. Así que no es sorpresa cruzarnos en cualquier momento, durante todo el año, con una procesión religiosa o un desfile con bailarines y bandas musicales a lo largo de las estrechas calles. No sólo veras adultos, sino también niños con costumbres típicas y coloridas, especialmente en el desfile de la plaza principal los domingos. Y lo mejor de todo es que ¡todos somos bienvenidos a la fiesta!

5. Centro Espiritual y de Sanidad
Los incas eran una cultura espiritual y religiosa, y la herencia continúa de muchas maneras. La gente todavía se reúne para adorar la naturaleza, especialmente a la Madre Tierra, y sobre todo al sol durante el solsticio de invierno, fecha en la que se celebra el Inti Raymi.

Hay lugares con mucha energía, como las terrazas de Moray, donde se puede practicar la meditación o también el yoga. En general, hay mucha espiritualidad dondequiera que vayas.

6. Un paraíso para los amantes de la arqueología
Cusco no solo significa Machu Picchu, sino mucho más. Pareciera que hay vestigios de historia por todos lados. Así tenemos muy cerca: Sacsayhuamán, Qenqo, Pukapukara, Tambomachay, Pisaq, Ollantaytambo, Chincheros, Pikillaqta, Tipon, Raqchi, Moray, Choquequirao y Killarumiyoq, solo para nombrar los que no debemos perdernos, pero la lista es más larga.

7. Gente muy agradable
La gente de la localidad siempre está dispuesta a ayudarnos con una amplia y sincera sonrisa. Ya sea que estemos en las escaleras de la Catedral, el Mercado de San Pedro o en cualquier otro lugar, siempre habrá alguien, joven o mayor, que se acerque no solo para ofrecernos algo, sino también para hacernos ayudarnos o hacernos reír.